La braquioplastía permite eliminar el exceso de piel y la grasa acumulada en la parte superior de los brazos.  Los pacientes que precisan someterse a una braquioplastia suelen ser aquellos que han sufrido una bajada de peso drástica, por lo que muestran los antiestéticos brazos conocidos como “alas de murciélago». Generalmente, se realiza esta cirugía tras operaciones para combatir la obesidad como la cirugía bariátrica. Estas cirugías permiten a los pacientes perder muchos kilos en poco tiempo y a consecuencia de esta drástica bajada, muchas personas tienen piel flácida en algunas zonas del cuerpo como en los brazos y el abdomen. La braquioplastia es una intervención segura y sencilla, aunque su reto principal es dejar una cicatriz lo menos visible posible.  Después de la operación es importante llevar una prenda de presión sobre la zona operada por un periodo de 15-20 días. Lo normal es que a la semana puedas volver a tus rutinas diarias teniendo en cuenta que durante algún tiempo no podrás realizar ejercicios pesados
Upper Body Lift o Braquioplastia extendida con Mamoplastia: Cirugia que combina las mamas y los brazos. Mejoria de la parte superior en pacientes con perdida masiva de peso. El torax y las regiones subaxilares y dorsales están relacionadas entre si conformando una amplia región anatómica que desde el punto de vista de la cirugía del contorno corporal se denomina como región superior del tronco. Los brazos están íntimamente relacionados con las axilas, el tórax y las mamas. La flacidez que se ocasiona tras pérdida de peso masiva, afecta globalmente al tronco y a las extremidades. Esta cirugía se utiliza para corregir la flacidez «de cintura para arriba», es decir los brazos, las regiones axilares y subaxilares, las mamas y los rodetes dorsales. El término «upper body lift» significa eliminar el exceso cutáneo en éstas regiones corrigiendo la flacidez o descolgamiento del torso. Las técnicas aisladas son: la braquioplastia, la mastopexia y la torsoplastia. Se pueden realizar de forma aislada o todas al unísono denominándose: braquio-toraco-mamoplastia. Al igual que con las técnicas de cruroplastia y abdomino-flancoplastia los resultados son muy satisfactorios.