Una asimetría mamaria con una gran diferencia de volumen (anisomastia) y/o de forma puede ser un problema social o psicológico y condicionar la vida de la mujer. Si la asimetría es muy evidente las opciones son múltiples y pueden consistir en la combinación de diferentes procedimientos quirúrgicos de: aumento, elevación o reducción de los senos. Dependiendo del caso se podrán utilizar prótesis de silicona y combinarlas además con lipotransferencias de grasa. Si la asimetría es muy evidente las opciones son múltiples y pueden consistir en la combinación de diferentes procedimientos quirúrgicos de: aumento, elevación o reducción de los senos. Dependiendo del caso se podrán utilizar prótesis de silicona y combinarlas además con lipotransferencias de grasa. Los casos más comunes son: Si una mama es más grande que la otra (y su tamaño es excesivo) la mujer desea hacerla más pequeña; habrá que realizar una reducción mamaria sobre el pecho más grande. Se consigue reducir el tamaño a través de la eliminación de grasa, tejido mamario y piel. Si un pecho no se ha desarrollado y el otro sí, habrá que recurrir al aumento mamario con implantes o con transferencia de grasa. Si un seno esté más caído que el otro, el proceso a realizar será una elevación del pecho o mastopexia. Podrá realizarse con o sin prótesis mamarias de silicona. Si una mama presenta una forma extraña y desigual, habrá que realizar una remodelación mamaria dándole una forma redondeada, corrigiendo el aspecto de la areola o dando volumen adicional.