Se estima que la ginecomastia afecta a un 40 – 60 % de los hombres. Para hombres preocupados por su apariencia, la reducción de la mama puede ser de utilidad. El procedimiento quita grasa y tejido glandular de las mamas, y también extirpa piel sobrante, dando lugar a un tórax plano, firme, y bien contorneado. La cirugía para la corrección de la ginecomastia puede realizarse en hombres sanos, de cualquier edad. Puede desaconsejarse la cirugía en hombres obesos o con sobrepeso que no hayan intentado primero corregir el problema con pérdida de peso. Los fumadores deben dejar de fumar durante un mínimo de una o dos semanas previas a la cirugía y durante la recuperación. Fumar disminuye la circulación e interfiere con la cicatrización. Para el éxito del tratamiento es esencial seguir instrucciones del cirujano. Tanto si la escisión ha sido con bisturí o con liposucción, sentirá algunas molestias unos días tras la cirugía. Estará hinchado algún tiempo, de hecho, puede preguntarse al principio si el tratamiento ha sido efectivo. Para ayudar a reducir la inflamación llevara una prenda elástica durante algún tiempo. Aunque la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas, puede tardar tres meses o más, hasta que el resultado final de la cirugía sea aparente. Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes.