diferencias entre el Botox y el relleno facial

Es frecuente confundir la toxina botulínica (o bótox, su nombre comercial), con el ácido hialurónico. Muchas personas piensan que tienen el mismo efecto, pero no es del todo así.

El ácido hialurónicose encuentra de forma natural y permanente en la piel. Se encarga de mantener la piel hidratada, siendo su principal función la de retener el líquido, rellenando la dermis desde dentro. Sin embargo, con el paso de los años disminuye su concentración, y van apareciendo las arrugas. Para evitar este efecto pueden aplicarse cremas que contengan dicha sustancia o puede inyectarse.
La toxina botulínica (o bótox, su nombre comercial) es una toxina que tiene como objetivo paralizar los músculos temporalmente. Al paralizar la musculatura facial no se realizan movimientos que causan las arrugas, tales como las de alrededor de los ojos o el entrecejo. De ahí que se inyecte en pequeñas dosis allí donde existen arrugas, para eliminarlas o atenuarlas, y prevenir la aparición de nuevas líneas de expresión. No se trata de un material que rellene las arrugas, por lo que no las elimina aportando volumen, sino que actúa en los músculos de la cara y los relaja. Actúa devolviendo tersura y luminosidad, con una expresión natural.
La aplicación del ácido hialurónico en los labios aporta volumen y armonía al rostro. Hoy en día se dispone de un amplio abanico de rellenos faciales que permiten rejuvenecer el labio del paciente, perfilarlo, hidratarlo, darle una mayor proyección, marcar el arco de cupido, corregir asimetrías  o simplemente añadir un poco más de volumen Estos rellenos en manos de especialistas permiten conseguir resultados 100% naturales y sin ningún riesgo para el paciente. A diferencia de otros métodos invasivos que tienen como finalidad el aumento de los labios, la aplicación de ácido hialurónico es una estrategia que no requiere de cirugía. Por lo tanto, se trata de un procedimiento menos invasivo en comparación con los probados anteriormente en el mercado estético, lo que es un gran punto a favor del o de la paciente. Asimismo, la aplicación del ácido hialurónico es sumamente segura, pues sus efectos secundarios son casi nulos.
Botox La principal diferencia es que el botox no reconstruye volumen perdido sino que de alguna forma lo crea. El botox es otra alternativa para frenar el paso del tiempo. La diferencia respecto a otros rellenos es que se admite como cosmético y frena la evolución de las arrugas variables. La toxina botulínica es una sustancia que se inyecta bajo la piel y sirve de modulador para la acción del músculo. El Botox una de las mejores alternativas para mitigar el paso de los años en nuestro rostro Con el Botox se obtiene un efecto casi inmediato (entre 1 o 2 días se aprecian los resultados del tratamiento). Favorece la expresión y define los rasgos
El surco nasogeniano son dos arrugas estáticas que se encuentran a los lados de la cara, terminando en la comisura de los labios. Con el proceso de envejecimiento se pierde grasa facial y perjudica notablemente la zona del  surco nasogeniano descendiendo de manera rápida debido a la contracción de los músculos cigomáticos y risorio. Gracias a las propiedades del  ácido hialurónico se reducen y frenan los efectos del paso de los años. El ácido hialurónico es el producto estrella dentro de los tratamientos estéticos y presenta diversidad de alternativas. Según la profundidad de las arrugas el relleno facial puede variar en cuanto a su intensidad. El envejecimiento cutáneo y en este caso los surcos nasogenianos se previene y elimina gracias a la técnica de inyección de ácido hialurónico denso. Además también actúa frente a otras arrugas como pueden ser surcos nasolabiales o arrugas peribucales, además de para recuperar el volumen perdido de los labios. El tratamiento suele durar entre 15 y 30 minutos. Tras el tratamiento pueden aparecer algún hematoma, aunque es improbable. Pueden aplicarse tras unas horas del tratamiento maquillaje se si precisara. No es necesario masajear. Tras la aplicación del material de relleno en la zona el paciente puede retomar la actividad normal de manera automática. Es un producto que el organismo va reabsorbiendo el tiempo medio de duración suele ser de entre 6 y 12 meses.